Nombre: Christian
Ubicación: Lima, Peru

lunes, 6 de agosto de 2007

Sobre el polémico afiche del Festival de cine de Lima 2007

Después de escuchar, en La habitación de Henry Spencer, el comentario que hace Alfredo Vanini sobre el bochornoso afiche del Festival de Lima queda claro la enorme distancia que existe entre el centro de Lima y Miraflores, entre Gamarra y el Jockey Plaza, entre “nosotros” y “ellos”.

Esa es la triste verdad. La imagen que proyecta el afiche es el de una Lima aburrida y gris en donde solamente, si “eres alguien”, podrás ser reconocido e identificado. El resto seguirá siendo totalmente extraño e ignorado al igual que las personas del ómnibus que supuestamente se dirigen a San Juan (o al menos eso es lo que los publicistas quieren dar a entender). De todas formas no creo que se dieran el tiempo en pensar entre San Juan de Miraflores o San Juan de Lurigancho. ¿Sabrán el nombre de la empresa o el número de la línea? Bueno, la empresa es Etupsa y la ruta es la 73.

Observando de nuevo el afiche me doy cuenta de lo detallistas que pueden ser en algunas cosas y en otras no. Un claro ejemplo es el reloj de bolsillo que lleva el caballero que está recibiendo su entrada. Yo no me di cuenta hasta que el señor Vanini lo menciono en el video, como también el hecho de que por ahí no pasa ningún ómnibus. Pero ¿fueron igual de detallistas con el rostro del personaje mestizo? Ni se sabe si es un adolescente o una persona mayor. Es así como se percibe una escena totalmente irreal. ¿Christian Meier está esperando su turno al final de la cola o esta modelando?

Algo parecido ocurrió en el año 2004, en la portada de las páginas amarillas, en donde se mostraba a una persona de color vestida de botones junto a otras personas vestidas de acuerdo a su oficio o profesión. Después de que el Movimiento Afro-peruano “Cimarrones” hiciera una denuncia pública ante Indecopi y demás organismos, Telefónica del Perú tuvo que cubrir dicha imagen con una franja publicitaria.


¿No se supone que esta de moda lo nuestro? ¿No se supone que “estamos en busca” de más motivos para estar orgullosos del Perú como se ve en el comercial de Inca Kola? Esta obsesión por el prototipo de modelo (o de belleza) se puede observar en una simple caminata por Miraflores o San Isidro. Personalmente ya me canse de ver a Valeria Mazza en cada estación del año.

A mi parecer no es solamente un simple afiche o una metida de pata publicitaria. Este tema siempre ha generado controversia en nuestro país y con toda razón. Sería interesante y a la vez necesario saber que opinan Nelson Manrique o Gonzalo Portocarrero (por mencionar a algunos académicos) acerca de lo sucedido. Creo que necesitamos una mejor explicación.

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home